La producción de leche materna. Mitos, funcionamiento y cómo aumentarla.

Hoy vamos a ver un poco por encima cómo funciona el pecho, como se regula la producción y que podemos hacer para aumentar la producción de leche materna. Y muy especialmente de la falsa concepción de la producción de leche materna y los riesgos de seguir consejos no contrastados.

No tengo leche, el gran mito de la producción de leche materna.

Una de las frases más repetidas por madres que no han podido dar el pecho suele ser que no tenían leche o que se les había acabado. Por desgracia, la cultura del en la que vivimos desde hace generaciones, ha hecho creer a bastantes generaciones de madres que la producción de leche materna depende de la suerte, de la herencia familiar o de una medida desconocida de leche que tiene principio y final.

Por suerte para la supervivencia de nuestra especie el pecho no funciona así, de hecho el pecho suelen producir mucha más leche de la que necesita nuestro bebé. La producción de leche depende de la demanda, si el bebé chupa, hay leche, cuanto más chupe, más leche habrá… y cuanto menos demande, por restricciones, interferencias o problemas, menos leche habrá. Esto ocurre gracias a nuestro amigo el FIL (factor inhibidor de la lactancia) del que os hablamos aquí.

Pero de repente un día, “baja” la producción de leche materna.

Crisis de los 3 meses. Gran temida. Después de la falsa creencia de que no tendremos leche (suficiente) es el mito popular más arraigado que más lactancias maternas destroza.

Porque tu te has acostumbrado a poner a tu bebé al pecho y que salga enseguida leche, a tener los pechos para explotar al cabo de una hora, y a que tu bebé era feliz al pecho según le enchufabas la teta. Y de repente se queja, se revuelve, llora, chupa y se enfada y tu te notas el pecho vacío. Pensamos que la producción ha bajado y nos hemos quedado sin leche… cuando realmente está pasando lo contrario.

Bebe llorando al pecho de su madre crisis de lactancia materna miedo a la baja producción de leche materna

Pues esto no es otra cosa que la crisis de los 3 meses, pero el desconocimiento del mismo, y la falsa creencia de que la leche se puede acabar de un día para otro, nos hace dudar. Y empezamos a meter “ayuditas” en forma de biberón de leche artificial y así entramos en el círculo vicioso de reducir la producción del pecho, camino del destete.

Confía en tu cuerpo, en tu capacidad para alimentar a tu bebé.

Oferta y demanda, la base de la producción de leche materna.

Como ya os contábamos antes, la producción de leche depende única y exclusivamente de la succión del bebé  y el vaciado del pecho.

Si bien es cierto que hay mujeres que pueden llegar a tener una baja producción, esto suele estar asociado a problemas hormonales (tiroides, SOP, anorexia grave, dismenorrea, etc), y son muy pocas las que no van a poder dar lactancia materna en absoluto, siendo frecuentemente posible mantener al menos una lactancia materna mixta.

Por tanto, si queremos aumentar la producción de leche materna, lo que tenemos que hacer es aumentar la demanda y la succión, o bien poniendo al bebé más a menudo al pecho, o mediante la práctica de la extracción poderosa. Os dejamos un artículo que explica muy bien cómo practicarla.

No existen alimentos para aumentar la producción de leche materna.

Cómo ya habréis adivinado, después de leer el anterior párrafo, la producción de leche materna solo se regula y aumenta de una manera, y es aumentando la demanda.

Los bebés lo saben, y de aquellos barros estas crisis de lactancia que tan locas nos vuelven. Pero por desgracia, la cultura en la que vivimos ha olvidado este detalle, que curiosamente beneficia a terceros, y creemos que es necesario ayudar a una madre a alimentar a su hijo.

cuenco de almendras falso mito para aumentar la producción de leche materna

Más allá de no ahondar en lo absurdo de este pensamiento a nivel antropológico (si de verdad el ser humano funcionara así, nos habríamos extinguido hace miles de años) simplemente recalcaremos que no necesitas comprar nada para producir más leche, tan sólo has de ponerte a tu bebé al pecho.

El peligro de los alimentos para aumentar la producción de leche materna.

Ni tienes que beber más leche, ni más agua, ni comer almendras, semillas de lino, más ajo, avena…

No existe evidencia científica alguna de que la producción de leche materna aumente, ni tan siquiera mínimamente, por tomar este tipo de alimentos. Comer sano, hidratarse bien y tomar alimentos que te aporten energía es algo necesario durante la lactancia, para ti como madre, pero no ayuda a mejorar la calidad ni la producción de leche.

Y por favor, tened mucho cuidado con hacer caso a publicaciones que no aportan estudios científicos, porque hay una gran cantidad de artículos en internet (o en revistas de mamás) repletas de falsos mitos, que lejos de ser verdaderos, son muy peligrosos.

El peligro de atiborrarse de alimentos éxoticos sin conocer sus implicaciones.

La mayoría de alimentos recomendados forman parte de una dieta variada, recomendable para la salud de una madre, pero que no está demostrado que aumenten la producción. Pero además, muy habitualmente se suelen recomendar alimentos, que consumidos en gran cantidad pueden llegar a ser perjudiciales para nuestro bebé e incluso poner en riesgo nuestra producción, en vez de aumentarla.

La espirulina, las semillas de lino o las de cáñamo cuentan con un riesgo bajo probable, lo cual hace que no sea recomendable su ingesta de manera habitual.

El hinojo o la alfalfa germinada tienen un riesgo alto, por lo que no son en absoluto recomendables, más si tenemos en cuenta que su eficacia no está demostrada.

Os recomendamos leer publicaciones verificadas, como la página web de la Aeped https://www.aeped.es/comite-lactancia-materna/preguntas-frecuentes-sobre-lactancia-materna o leer a nutricionistas que estén bien formados y no tengan intereses que entren en conflicto con la lactancia materna como por ejemplo Julio Basulto https://juliobasulto.com/tag/nutricion-de-la-madre-y-lactancia-materna/

El daño que provocan los artículos estos artículos.

El verdadero peligro de todas estas publicaciones, más allá de que los alimentos que recomiendan puedan ser peligrosos ingeridos en cantidades ingentes (poco probable) y de que solo sirvan para vaciarte el bolsillo, es uno de los problemas más graves para la lactancia materna: la falta de confianza y el desprecio a la capacidad de la mujer.

Todas estas publicaciones, al igual que la promoción de biberones, los regalos interesados y los pésimos consejos del personal sanitario y el resto de población, no hacen más que minar la confianza de la madre, haciéndola dudar de su capacidad.

¿Cómo vender más? Desbancando a la competencia.

En la época de nuestras bisabuelas y abuelas, la industria farmacéutica descubrió un nicho inmenso que podían explotar con unos beneficios astronómicos, y no dudaron en usar el marketing más agresivo que podían imaginar. Los niños seguirán naciendo y seguirán necesitando comer. Si les decimos a las madres que ellas no pueden y que dar el pecho es complicado, requiere de una inversión de dinero y que depende de la suerte, tenemos el negocio asegurado.

Y así seguimos hoy en día, con una cultura popular que se ha arraigado firmemente, gracias a prácticas y políticas totalmente interesadas y que aún hoy en día están resultando difíciles de desterrar. Diciéndoles a las madres que ellas no pueden, que con sus pechos sólo no basta, que necesitan una ayuda, un suplemento, alimentarse con los ingredientes más exóticos y caros que puedan encontrar en supermercados y herbolarios…

Echando a perder lactancias maternas, sembrando el germen de la duda en madres que ya de por si están bombardeadas con mil y un consejos contradictorios.

Tienes la capacidad para dar el pecho, tan sólo necesitas información y apoyo.

Así que lo más importante a recordar en este sentido, es que la producción de leche no depende de agentes externos ni de tus posibilidades de adquirir según qué alimentos o suplementos. Tan sólo depende de ti y de tu bebé.

Madre abrazando a su recien nacido, el piel con piel y el apego son claves para el éxito de la lactancia materna los primeros días de vida

Sin comentarios

Deja un comentario

Empoderamiento de las madresempoderamiento de las madresmujer con portatil ofreciendo asesoramiento online para tu lactanciaAsesoramiento para tus problemas de lactancia en vacaciones.
A %d blogueros les gusta esto: