Cómo gestionar nuestras emociones: educación emocional.

Hace un par de semanas tuvimos la suerte de organizar, junto a las psicólogas de Safari Einstein, una charla para padres y madres preocupados sobre cómo gestionar nuestras emociones. Recordaros que estas charlas forman parte de nuestra labor como GALM.

Hoy queremos traeros un pequeño resumen de todo lo que aprendimos. 

Cómo gestionar nuestras emociones.

En la sociedad actual, el foco de la vida está puesto en las responsabilidades y obligaciones. En lo de fuera. Atender, crecer, trabajar, ganar, tener… Muy pocas veces nos damos el permiso de parar y evaluar que está pasando dentro.

Los padres estamos sometidos a diario a muchas emociones, de las cuales muchas veces nos sentimos sobrepasados y no sabemos qué hacer con ellas, o tomamos una salida que después vemos equivocada.

Pero es que los niños también tienen emociones propias. 

Sí, ellos las sienten y, además, son niños.  Aún no tienen la capacidad de identificarlas, actuar según la emoción, vivirlas con consciencia o manejarlas de manera adecuada. ¡Si ni siquiera los adultos lo conseguimos! Pero a veces pretendemos que ellos sí. Además, sus emociones son puras (no adulteradas) e intensas.

gestionar nuestras emociones

¿Qué podemos hacer para gestionar nuestras emociones en esos momentos? 

Gestionar nuestras emociones en el momento de caos absoluto en casa, es muy complicado. Porque hemos llegado allí por un cúmulo de situaciones que ya son complicadas por si mismas.

Lo primero que debemos hacer es ser conscientes de lo que nos pasa. Es el primer paso para poder manejarlo y controlarlo adecuadamente.

No será igual la gestión de nuestras emociones si estamos enfadados, exhaustos, disgustados, emocionados, felices o decepcionados.

Las expectativas, nuestro gran enemigo.

Muchas emociones negativas vienen de expectativas no cumplidas. Pensar que “deberíamos” tener la casa de una manera o de otra, los niños “deberían” portarse bien, comer de todo, no manchar, no desordenar… nosotros “deberíamos” cocinar siempre sano, hacer deporte a diario, tener tiempo para leer…

Si nos creamos expectativas poco realistas de la vida, seguramente le estemos abriendo la puerta a un mar de emociones negativas. Y será muy difícil controlarlas si, además, se unen muchas de ellas a las de nuestros hijos.

La frustración, esa emoción que nos supera. Nosotros también debemos aprender a manejarla. Y no a costa de explotar, gritar y desesperar. Como decíamos, ser conscientes, parar y empezar de nuevo.

gestionar nuestras emociones

No tienes superpoderes: no podemos con todo.

En la era del multitasking, queremos hacer de todo y todo además, hacerlo a la perfección. Aceptar que no es así y trabajar con eso es la base para la gestión de nuestras emociones.

Vamos a fallar. Muchas veces. Lo haremos lo mejor que podemos, pero vamos a fallar igualmente. Intentar educar lo mejor posible y ser optimistas es el único camino a educar bien emocionalmente a nuestros hijos. 

Para controlar nuestras emociones necesitamos:

  • Autocontrol: saber parar. Le pedimos a nuestros hijos que no se desborden de emoción, enfado, rabia… Pero como adultos tenemos que empezar a aprender cómo autocontrolarnos, dándole así a ellos las herramientas adecuadas para hacerlo.
  • Autorregulación: saber qué hacer con la frustración que sentimos para responder (y solucionar) no reaccionar (y explotar).
  • Aceptación: de cómo somos, de la vida y de nosotros mismos. Además, aceptar cómo son nuestros hijos. Quizá no responden de la manera que queremos o no son como soñábamos. Pero son ellos. Y amarles y aceptarles como son es el paso más firme que podemos dar hacia un crecimiento emocional sano como familia.
  • Empatía / comunicación: para sentir y comprender también las emociones de los demás miembros de la familia. Ponernos a su altura, hablarles mirándoles a los ojos, comprender que para ellos eso que está ocurriendo sí es importante. Quizá en nuestra escala de prioridades lo que está ocurriendo es absurdo, pero para ellos no.
  • Descanso físico: para ayudar a lo mental. El cansancio pone nuestras emociones al límite. Y cuando estamos al límite, gestionar lo negativo se hace un mundo.
  • Descanso mental: para desconectar y tener nuestro espacio. Ya sea un hobbie, un paseo, amistades… Lo que cada uno necesite para desconectar y reconectar. Ellas nos recomendaron la meditación.

gestionar nuestras emociones

 ¿Cómo podemos gestionar nuestras emociones de manera correcta?

  • Primero, pidiendo ayuda cuando lo necesitemos. Repetimos que no tenemos que ser perfectos, porque somos humanos. Y pedir ayuda antes de llegar al límite, es lo más sano que hay.
  • Adelántate a la situación. Si nos observamos y nos conocemos podemos saber en qué momentos la situación empieza a superarnos. Y entonces, podemos actuar antes de que esta se descontrole.
  • Encuentra la calma dentro del desorden. Sí, aceptar una vez más y conseguir respirar y ser felices en él. Rebajar las expectativas y saber decir “hasta aquí” con nuestra propia autoexigencia.
  • Tu tiempo de ocio o descanso es sagrado. Y puedes tenerlo sin más explicaciones. Es tu tiempo y lo necesitas.
  • El tiempo de disfrute en familia ES un regalo, no lo veas como tiempo perdido que podrías estar dedicando a otras cosas. Ese regalo va a dar los frutos y recuerdos más importantes de vuestro futuro. No lo olvides. Pensar que es una obligación o que podríamos estar haciendo algo más importante, nos conduce a hacerlo agobiados, tensos o con un cúmulo negativo de sensaciones, que desembocan en un exceso de negatividad.
  • Aprende a gestionar tu tiempo. Es finito, es el que es, pero podemos aprender y mejorar en la gestión del mismo. Prueba y equivócate. Pero encuentra tu forma de hacerlo.

Y tú, ¿crees que sabes gestionar tus emociones? Si quieres más recursos, no te olvides de suscribirte a nuestra newsletter, ¡esta semana os mandamos muchas cosas más! 

Marta 

 

Sin comentarios

Deja un comentario

El tipo de parto en la lactancia: ¿influye en su éxito o fracaso?tipo de parto en la lactanciaExtractor para hacer tu banco de leche materna para la vuelta al trabajo, y que no debe faltar en tu destete antes del añoExtracción de leche materna
A %d blogueros les gusta esto: