Cómo leer las etiquetas de los alimentos

¿Sabes realmente lo que comes? Hoy vamos a resumir la charla que tuvimos la semana pasada con NutriSuli, en la que vimos cómo leer las etiquetas de los alimentos. Recordad que aquí tenéis el resumen de la de primeros auxilios.

Lola (NutriSuli) es dietista Nutricionista, y defiende la necesidad de formarnos mínimamente en etiquetado nutricional para que sepamos al menos cuando tratan de engañarnos y seamos conscientes de que comemos y que le estamos dando a nuestros hijos.

Problemas asociados a una mala alimentación.

Tendemos a disminuir el calibre del problema que es comer mal. No, no son los kilos de más que podamos acumular, son las enfermedades no transmisibles y evitables que están matando a más personas que el propio cáncer.

  • Sobrepeso y obesidad.
  • Diabetes tipo 2.
  • Enfermedades cardiovasculares.
  • Algunos tipos de cáncer (como el color rectal)
  • Hipertensión.
  • Osteoporosis.
  • Algunos trastornos del comportamiento alimentario.

Como leer las etiquetas

Publicidad y marketing: que no te engañen.

Lo primero que tenemos que recordar siempre es que las marcas de alimentación nos muestran lo que queremos ver. La cantidad de dinero y recursos que destinan a la publicidad es cada vez mayor y, por supuesto, con el único objetivo de obtener más ventas (no de cuidar de tu salud).

Por qué aprender como leer las etiquetas de los alimentos.

¿Y por qué tendría que pararme a leer las etiquetas? Lola nos dio varios motivos para ello.

  1. Por la seguridad alimentaria. Sabiendo cuándo es la fecha de caducidad o cómo se conserva y que aditivos tiene el alimentos que estás consumiendo.
  2. Por la economía familiar. Relaciones entre precio, calidad y cantidad.
  3. Mejorar nuestros hábitos. Saber de verdad que estamos comiendo y que efectos provocan esos ingredientes en nuestro organismo.

Como leer las etiquetas

Cómo leer las etiquetas de los alimentos: por partes.

Lo primero es tener en cuenta qué aparece en la etiqueta. Siempre nos deben poner las características nutricionales del producto cada 100g, así podremos comparar dos productos similares. Algunas marcas nos muestran las características por porción, pero ojo, muchas veces las porciones no coinciden con lo que la mayoría consumimos.

Las kilocalorias.

Es la energía que nos aportará el consumo de un producto. Si tenemos que comparar un alimento con otro de igual naturaleza (por ejemplo, dos yogures), preferiremos siempre el de menor densidad calórica, ya que nuestra sociedad no tiene un gasto elevado pero sí un consumo elevado de calorías.

Aquí haremos especial hincapié en huir de los productos llamados “light”. Para reducir la cantidad de calorías sin poner en riesgo sus ventas, añadirán otros muchos ingredientes al producto que lo harán de peor calidad nutricional y menos saludable para nosotros.

El azúcar.

Es el principal problema de la población. Y no nos referimos al azúcar de mesa que se le echa al café, de ese igual no consumimos tanto. Nos referimos al azúcar oculto en los alimentos, el que comemos en cantidades inmensas sin saberlo.

El mejor endulzante es no endulzar la comida. Cada alimento lleva su cantidad exacta de azúcares y un sabor determinado. Cualquier tipo de endulzante estará acostumbrando a nuestro paladar a ese nivel y cada vez nos será más difícil comer de manera natural.

Uno de los principales riesgos es el de las bebidas azucaradas. Extendido en Estados Unidos, cada vez más niños en España los consumen de forma habitual. SON una chuchería con muchos riesgos. Los niños deben beber sólo agua.

Como leer las etiquetasComo leer las etiquetasAzúcar por ración

La lactosa.

Se ha puesto muy de moda seguir una dieta sin lactosa entre parte de la población que no lo necesita. Sin embargo, esto conlleva muchos riesgos.

La lactosa es simplemente un tipo de azúcar presente en productos lácteos. Si la quitamos sin necesidad, al cabo de unos meses nos volveremos intolerantes autoprovocados, ya que habremos matado de inanición a los microorganismos de nuestro organismo encargados de sintetizarla.

Recordad que hasta el año la leche que deben tomar los bebés es LECHE MATERNA (o, en casos determinados, artificial)  A partir de entonces, leche de vaca. Nada de leches de crecimiento (llenas de azúcar) ni de endulzar o colorear la leche con cacaos o derivados.

Cantidad de azúcar recomendado según la edad.

  • Bebés. 0 gramos. Jamás añadir ni sal ni azúcar a menores de un año. Por no hablar de productos como la miel, peligrosos para su salud.
  • Niños. 16g (3 cucharaditas). Ojo, esto incluye el azúcar oculto en los alimentos, que siempre subestimamos.
  • Adultos. 24/25g (4/5 cucharaditas).

El peligro del azúcar oculto: ¿de verdad es necesario leer la etiqueta?

Aquí os mostramos algunas de las fotografías que comparte en su web sinazucar.org y que ya os dejamos en nuestro instagram.

Lo más importante es tener la información. Si no le darías a tu hijo 6 terrones de azúcar para que se los comiera, ¿por que ibas a darle estos productos?

Azúcar oculto

Los carbohidratos, el gluten y las harinas refinadas.

Ahora también está de moda comer sin gluten. Esto es ilógico, al igual que pasaba con la lactosa, pues el gluten es una proteína no dañina si no somos intolerantes a ella.

Los cereales y el pan no debemos eliminarlo de la dieta como hace mucha gente, al contrario, son parte de la base de la dieta mediterránea. Eso sí, elegiremos siempre pan 100% integral, de masa madre y harinas integrales ya que actúan como protectores para varios tipos de cáncer, son más fáciles de digerir, etc.

Especial cuidado en los cereales enfocados a la población infantil, ya que nos intentan engañar con la etiqueta de “cereales integrales” para crear una falsa sensación de saludable, cuando están llenos de azúcares y aceites o grasas vegetales.

Piramide nutricional

Cómo leer las etiquetas de los alimentos: vitaminas añadidas.

Este es otro engaño normalmente como reclamo a los padres. Los alimentos no necesitan de vitaminas añadidas. Si llevamos una dieta mediterránea, variada y basada en alimentos naturales y de buena calidad, estaremos recibiendo todas las vitaminas que necesitamos.

Podemos estudiar algunas nociones como que el hierro se absorbe mejor acompañado de vitamina C (con kiwis o naranja de postre), pero no necesitamos esos productos que nos intentan vender.

Colorantes y otros aditivos.

En cuanto a colorantes, vamos a huir del tradicional y vamos a colorear la paella con cúrcuma, por ejemplo. Buscad colorantes naturales que no interfieran en nuestra salud.

En cuanto a otros aditivos, especial cuidado con el glutamato monosódico (presente en una gran cantidad de alimentos destinados a la población infantil) ya que provoca adicción y es el responsable de la gran palatabilidad de los productos, alejándonos de una alimentación natural.

Cuidado con los niños y los productos light y desnatados.

La grasa de los productos enteros es fundamental para el correcto desarrollo del niño. No debemos hacer ningún tipo de dieta para ellos sin que esté más que supervisada por un profesional.

Además, los productos desnatados como los yogures, tienen una serie de edulcorantes después de quitar las grasas de los cuales también deberíamos huir.

Productos funcionales

En este grupo metemos a los productos que son para “un fin determinado”. Por ejemplo, el Actimel para las defensas.

NO está aconsejado su uso con niños, ya que está demostrado que su sistema inmunológico dejará de producir L-casei al acostumbrarse a su introducción en el organismo de forma externa.

Conclusiones sobre cómo leer las etiquetas de lo que consumes.

Busquemos una alimentación natural, basada en productos de temporada, en alimentos sin etiquetas (frutas, verduras…) y en alimentos de proximidad para saber el origen de lo que estamos consumiendo.

Somos lo que comemos. Deja que la alimentación sea tu cura. Pero siempre, infórmate. Aprende como leer las etiquetas para cuidar la salud de los tuyos.

Esperamos que os haya gustado el resumen y si tenéis alguna duda estamos en contacto con NutriSuli para poder resolverlas todas.

Sin comentarios

Deja un comentario

FIL – La producción de leche materna depende de la demanda.Manos sujetando leche que escurre entre los dedos, para el post FIL, la producción de lactancia materna depende de la demandaCuánto debe durar la lactancia, en función a la vuelta al trabajo¿Cuánto debe durar la lactancia?
A %d blogueros les gusta esto: