Como organizar la vuelta al trabajo

En el post de hoy os vamos a hablar de la vuelta al trabajo, como organizar este cambio en las vidas de mamá y bebe, y qué es necesario y qué no es necesario hacer.

Conoce tus derechos.

Antes de la vuelta al trabajo lo primero y principal es conozcas todos tus derechos y estés informada de las bajas y permisos a los que te permite acceder la ley y la empresa en la que trabajas.

Si tienes dudsa te recomendamos hablar con el representante sindical de tu empresa, con un asesor o abogado laboralista, con tu cámara de comercio o servicio a ayuda al empleo, con la delegación de igualdad de tu municipio o con alguna asociación de apoyo a las mujeres o a la crianza.

La baja por maternidad actual (a julio de 2019) en España consta de16 semanas de permiso laboral remunerado. Además, cuentas con un permiso de lactancia tal que así:

Puedes disfrutar de 1 hora diaria de ausencia en el trabajo (con la posibilidad de partirlo en 2 medias horas) a lo largo de la jornada laboral, puedes retrasar o adelantar la hora de entrada o salida del trabajo en media hora o puedes acumular las correspondientes horas en jornadas completas si tu convenio laboral lo permite.

Éste permiso lo puedes disfrutar hasta los 9 meses, ampliable si el parto, adopción o acogida han sido múltiples, de manera remunerada. Algunos convenios contemplan mejoras sobre este punto, y en ocasiones es posible hacer uso de este permiso hasta los 12 meses, con una reducción proporcional de sueldo a partir de los 9 meses.

Cuánto debe durar la lactancia, en función a la vuelta al trabajo

Valora tu situación laboral y económica.

Antes de la vuelta al trabajo remunerado, si no has pensado en esta cuestión con anterioridad, la lactancia materna puede ser el momento para valorar otras opciones en cuanto a vuestra crianza.

Existe, con diferentes protocolos dentro de cada empresa, la opción de solicitar excedencias no remuneradas de duración variable. Las excedencias para el cuidado de familiares, ya sean hijos o ascendientes, están garantizadas por ley hasta un máximo de 3 años tras el nacimiento del bebé.

Estas excedencias te permiten ausentarte del trabajo, sin derecho a sueldo, pero manteniendo la cotización y el puesto de trabajo actual (durante un año) o de un puesto de trabajo de la mismo grupo profesional o categoría similar dentro de la misma empresa.

Te dejamos más información acerca de ello en este link, por si valoráis que uno de los dos progenitores se tome un tiempo para cuidar al bebé y así proteger en parte la lactancia materna, bien sea por la presencia de la madre o del otro progenitor, facilitador de la misma.

Papa desnudo abrazando a su bebé recien nacido, piel con piel clave para la lactancia materna en los primeros días de vida, padre cuidando de su bebé con la vuelta al trabajo de la madre

Infórmate en la escuela infantil.

Si optas por dejar el cuidado de tu bebé en manos de una escuela infantil, lo primero que puedes hacer es informarte y conocer la política del centro acerca de la lactancia materna.

En base a las recomendaciones de la AEPED, los centros infantiles deberían ser facilitadores de la lactancia materna, aceptando la alimentación mediante la leche que la madre se extrae ella el día de antes e incluso disponiendo de un lugar en el propio centro, cómodo y agradable, donde la madre pueda acudir a amamantar a su bebé.

Por desgracia, la realidad suele ser aún muy diferente y aún a día de hoy son muchos los centros que no aceptan la leche materna, en parte por miedo y desconocimiento.

En este caso puedes optar por informar a la escuela infantil, o por aceptar su política de alimentación. En este último caso, dependiendo de la edad de vuestro bebé podéis pasar a una lactancia mixta o podéis optar por que la alimentación complementaria la hagan allí en la escuela.

Organiza con sus cuidadores como serán sus cuidados.

Si por otra parte, tu bebé se queda parcial o totalmente al cuidado de terceras personas, ya sean familiares o cuidadores, puedes informarles de cómo manipular y ofrecer la leche que te has extraído.

Antes de tu vuelta al trabajo, explícales que te gustaría y que no te gustaría que hiciesen y como te gustaría que alimentaran al bebé en tu ausencia. Así tu bebé se alimentará de la mejor manera posible de acuerdo a tus deseos.

Puedes empezar tu banco de leche materna.

Y hacemos mucho hincapié en el puedes, que no en el debes. Si necesitas o no un banco de leche materna amplio es algo que dependerá de las horas y el horario en el que te ausentes y de la edad de tu bebé cuando esa ausencia se produzca.

Extractor para hacer tu banco de leche materna para la vuelta al trabajo

Si van a ser muchas horas y aún es pequeño y no va a haber empezado aún la alimentación complementaria, es recomendable que guardes 1 o 2 tomas diarias para tener ese retén por si no consigues sacarte suficientes tomas una vez incorporada a trabajar.

Si en cambio van a ser pocas horas, te pueden acercar el bebé al trabajo, o dispones de tu hora de lactancia, es posible que con lo que te extraigas el día anterior, y una pequeña cantidad de tomas para el banco de “emergencia” sea más que suficiente.

En el caso de necesitar un banco de leche amplio, es cierto que los primeros meses, cuando la producción aún no se ha regulado es más sencillo extraerse leche materna. Te contamos más acerca de como hacer tu propio banco de leche hace un tiempo en el blog.

No es necesario acostumbrarlos.

No es necesario preparar a los bebés, ni empezar a introducirles biberones y vasos de aprendizaje meses de antes te tengas que reincorporar al trabajo y os tengáis que separar.

Es posible que el biberón que ahora tu bebé rechaza, especialmente si se lo ofreces tu, lo acepte perfectamente en unos meses, especialmente si se lo ofrece otro cuidador.

Bebé alimentado con biberón ante la vuelta de su madre al trabajo

Por eso, no te agobies si intentas darle un biberón y lo rechaza, porque es lo más normal y lógico del mundo.

Infórmate sobre que opciones existen para ofrecer la leche materna, pásale esta información a los cuidadores de tu bebé cuando se acerque el momento de reincorporarte y no pierdas el tiempo, la paciencia y el buen humor en intentar adelantar algo que no sabes como irá.

Relájate y disfruta de este tiempo.

Lo más importante de este tiempo antes de tu vuelta al trabajo, es que lo disfrutes y lo aproveches, ya que antes o después se acabará y no volverá.

Es lógico y comprensible que a las madres nos preocupe que va a pasar cuando nosotras no estemos, porque no solo nos vamos nosotras, se va también la teta.

Pero en vez de agobiarte por supuestos problemas que pueden o no llegar, en vez de amargaros intentando simular una rutina que aún no existe y que probablemente no existirá (tu estarás trabajando), disfruta de este preciado tiempo que os queda.

Vuelta al trabajo, madre disfrutando con su hija

Abraza mucho y fuerte a tu bebé, disfruta de tu lactancia y atesora todos esos pequeños momentos. Tu bebé y sus cuidadores acabarán por adaptarse a la nueva situación, igual que hicisteis vosotros hace pocos meses.

Sin comentarios

Deja un comentario

Verano y lactancia materna: ¿le doy agua a mi bebé?verano y lactancia maternaContacto piel con pielContacto piel con piel: beneficios para la lactancia materna
A %d blogueros les gusta esto: