Expectativas para tu lactancia

Que a veces la vida no es tan bonita como nos la pintaban, lo sabemos. Así que hoy queremos trasladar esto a las expectativas para tu lactancia y evitar que te frustres, te sientas sola o incomprendida cuando no todo salga como esperabas.

Expectativas para tu lactancia: lo que todas soñamos.

Seguramente durante tu embarazo has sentido una emoción y una ilusión creciente con respecto a tu lactancia si tu deseo era dar el pecho.

Imaginarte tranquila, sentada en un sillón de lactancia como en muchas películas, con todo ordenado a tu alrededor, el bebé comiendo plácidamente y tú mirándole tiernamente mientras tanto.

No es que no nos guste esta imagen, pero nos parece bastante alejada de la mayoría de realidades o, al menos, de la mayor parte del tiempo en el que estamos lactando.

Realidad: tantas como situaciones y familias.

Y tampoco es que la realidad sea siempre negativa. Ni muchísimo menos. Pero todo lo que rodea a tu lactancia, influye en ella directamente. Tu situación anímica y sentimental, tu postparto y sentimientos atados a él (un tema que ya os hablaremos más adelante), el tipo de parto que hayas tenido o, simplemente, la forma de ser de tu bebé.

Además seguramente también influya si es el primer o el segundo hijo, si estabas bien informada de antemano, si tienes el apoyo de tu pareja para amamantar o si tienes una tribu a la que acudir cuando aparezcan los problemas (que seguramente aparecerán).

Hoy sólo vamos a contarte algunas pequeñas cosas que puedes encontrarte y que, quizá, no esperabas.

El comienzo de la lactancia: es natural, pero hay que conocer sobre ella.

Lo primero es que quizá esperabas que tu bebé se arrastrase al pecho como tantas veces habíais oído y se agarrase bien a él. Punto. Ese es el inicio de vuestra lactancia y, como es algo natural, nadie tiene que intervenir.

Expectativas para tu lactancia

Esto es, en parte, verdad. Los bebés tienen la capacidad natural de reptar hasta el pecho de la madre y empezar a mamar. Sin embargo, en muchas ocasiones no es todo tan fácil. El agarre “natural” del bebé puede ser un mal agarre y entonces debemos aprender a hacerlo bien, para que él pueda aprender también. La postura que creemos idónea para dar de mamar es incorrecta (podéis ver este post de Alba Padró) y también tenemos que aprender.

El postparto inmediato también lo tenemos en la mente como algo bonito, el momento de conocer a nuestro hijo, el amor, la paz de un recién nacido… Y puede ser un mar de hormonas, tristeza, cansancio y en el que te sientas sobrepasada. Así que dolor al dar de mamar, grietas o problemas derivados de la lactancia, pueden empeorarlo.

Por eso es importante tener a tu tribu al lado (y, si puede ser, tu GALM). Porque te ayudarán a mejorar en esos momentos en los que las expectativas quedan por los suelos.

Dar el pecho tranquilamente.

Vale, nos encantaría decirte que esa imagen de película será así. Y puede que en algún momento ocurra, así que guárdalo bien bien en la memoria.

Pero los primeros días de lactancia, estarás rodeada casi todo el tiempo de gente. Quizá quieras apartarte de ellos cuando des de mamar, pero lo más probable es que, con lo mucho que mama un recién nacido, estés con ellos mientras tanto.

Expectativas para tu lactancia

Así que pueden comenzar las frases que te pueden llevar al límite como: te está utilizando, cuanto rato enganchado a la teta, está usándote de chupete… Y tus hormonas, tu cansancio y tu mente se cansarán más y más. Tranquila, lo mejor es no escuchar y seguir con vuestro camino.

Un niño que se queda tranquilo y dormido mamando.

También puede que os ocurra. De hecho, la mayoría de bebés se quedan dormidos con gran facilidad al pecho. Pero no son todas las situaciones así, y cuando algo no sale como esperamos, no podemos evitar frustrarnos.

Durante las crisis de lactancia es muy probable que te pongas nerviosa. Sobre todo si no estás informada lo suficiente. El bebé estará inquieto, no habrá manera de calmarlo, se enfadará con el pecho… Ese remanso de paz es casi imposible.

Así que no esperes que siempre sea un momento tranquilo, porque cada momento será diferente.

Por supuesto, comer cada cuatro horas.

Ni que decir tiene que forma parte de uno de los mitos sobre lactancia que llevamos a cuestas hoy en día. Pero es que como sea lo que esperas, puede ser desesperante.

Cada bebé es un mundo y cada bebé demanda de una forma. De hecho, el mismo bebé un mes antes o un mes después, puede variar su demanda de forma drástica. Puedes tener un bebé al pecho cada hora, a veces cada más o a veces cada menos.

Lo mejor es no pensar que “debe” estar x horas entre toma y toma porque seguramente no ocurra así.

Expectativas para tu lactancia

Expectativas para tu lactancia: Lo mejor es dar el pecho hasta los dos años mínimo.

Sí, esas son las recomendaciones de todos los organismos oficiales. Sí, sabemos que es lo que los niños necesitan. Pero no, no es tan sencillo como se dice.

Porque en dos años aparecerán muchas situaciones que te hagan querer dejarlo (y no pasa nada, es importante tener apoyo en todas ellas). Aparecerán muchos comentarios de gente conocida y gente desconocida acerca de TU lactancia. Te encontrarás con muchas situaciones a las que no esperabas enfrentarte.

Así que si creías que esos dos años serían un camino de rosas, estabas equivocada.

A pesar de todo, merecerá la pena.

Pero no queremos dejar un post con tintes negativos para la lactancia. Ni mucho menos.

Dar de mamar es una de las experiencias más mágicas que puedes vivir. Porque la conexión que sientes con tu hijo, llena cada célula de tu cuerpo. Verle crecer en tu pecho, os da una sensación de ser uno que jamás olvidarás.

Porque las expectativas altas o irreales no son buenas, pero sentir la lactancia como algo negativo está también muy lejos de la realidad.

Las expectativas para tu lactancia: disfrutarla siempre que puedas.

Y esto pasa. Todo pasa. Los momentos estresantes, agobiantes o agotadores: pasarán. Pero es que los momentos únicos, bonitos y mágicos… También pasarán.

Rodéate de gente que te apoye, te quiera y te acompañe en este camino. Igual que en la vida, lo importante es tener a las personas adecuadas a tu lado. Que sean ellas las que te den la mano cuando la cosa se complique algo más.

Y, mientras tanto, disfruta.

Sin comentarios

Deja un comentario

Que puedo tomar durante mi lactancia: e-lactanciaMujeres reunidas en la presentación del VI foro andaluz de grupos de apoyo a la latancia maternaVI Foro Andaluz de Galms – Criarte
A %d blogueros les gusta esto: