Primeros auxilios para padres.

Hace unas semanas tuvimos la ocasión de asistir a una charla sobre primeros auxilios, que organizamos desde la asociación, con el fin de ofrecer recursos útiles a las madres y padres que nos acompañaron.

Esta charla, al igual que este post, no pretende convertiros en unos especialistas en emergencias, sino darnos la información necesaria para que cuando estemos en una situación de emergencia con nuestros hijos sepamos mantener la calma.

Y recordaros siempre, que la mejor manera de actuar frente a una emergencia es previniéndola. Si tomamos las medidas de seguridad para evitar situaciones de peligro, estamos ganando mucho.

Antes de entrar en pánico, recuerda bien esto antes de practicar unos primeros auxilios.

Ayudar a la situación, en vez de agravarla, les dará a los servicios sanitarios el margen de poder hacer algo para resolver la situación con éxito. Pero no olvidemos jamás, que por nosotros mismos es muy improbable que podamos resolver la situación, incluso siendo sanitarios.
Por lo que es vital que por encima de todo, recordéis llamar a emergencias ante un problema como los que os vamos a enumerar hoy.

Ante una emergencia, siempre procuraremos estabilizar la situación para evitar lesiones secundarias, y de inmediato con toda la calma que podamos reunir, llamaremos a los servicios de emergencias.

En Andalucía, es el 061 el que se encarga de derivar los recursos sanitarios, por lo que es mejor que llaméis directamente a este número, en vez de al 112 en el que os harán un cuestionario previo que os repetirán en el 061, perdiendo así valiosos minutos.

Les diremos en una breve frase que ha ocurrido (p.e. tengo un niño de 2 años en parada, tengo un bebé de 6 meses con convulsiones, he sufrido un accidente de coche con mis hijos de 4 y 5 años), y les daremos nuestra ubicación exacta, lo más detallada posible.

Lo más importante a la hora de afrontar unos primeros auxilios.

Ante una emergencia, siempre debemos mantener la calma. Si nosotros no estamos calmados, y actuamos fríamente, es posible que resolver esa situación sea más complicado.
Además, si nosotros estamos nerviosos, el niño lo estará más aún y eso puede dificultarnos mucho las tareas de rescate.

Os recomendamos a todos, seas madres y padres o no, que acudáis a una charla sobre primeros auxilios. En un post es muy difícil transmitir y hacer llegar toda la información.

Lo más importante es recordar que debemos evitar una segunda situación de riesgo (prevención), que debemos avisar a los servicios de emergencia de manera clara e inmediata y que si estamos ante una parada respiratoria o dudamos de si lo está, empezaremos lo antes posible con el RCP.

Convulsiones.

Las convulsiones nos suelen asustar mucho, pero no suele ser graves, salvo por las lesiones secundarias que se puedan ocasionar.

Principalmente protegeremos al niño eliminando cualquier riesgo de alrededor, NO tocaremos al niño (ni le sacaremos la lengua ni le daremos nada en la boca) y una vez cese la convulsión, llamaremos al 061.

Heridas o hemorragias.

Muñeco de la rana Gustavo simulando heridas, al que se le han practicado primeros auxilios

Ante una herida o una hemorragia, acudiremos a emergencias solo si es una herida grave (extensa, profunda, muy sucia, con una penetración punzante y/o sangrado pulsátil).

El resto de heridas, se lavan bajo el grifo sin frotar, y se comprimen según la gravedad, sin retirar nunca las compresas, sino añadiendo más hasta parar el sangrado.

En cualquier tipo de herida, NO eliminaremos los elementos que no hayan salido por si solos durante la limpieza de la herida, y muy especialmente si son objetos penetrantes, que aseguraremos y nos iremos directos a urgencias.

Quemaduras.

Heridas por quemaduras solares, no necesitan primeros auxilios
Las quemaduras solares son también quemaduras y hay que tratarlas.

Se caracterizan en primer grado, segundo grado (presentan ampollas y son muy dolorosas) y tercer grado (ya no duelen porque han quemado los nervios, se infectan fácilmente).

Acudiremos a urgencias por quemaduras de 2º y 3er grado, y en el caso de quemaduras de 1er grado, si la zona afectada es muy extensa y/o el niño presenta fiebres mayores de 38,5º

Mantendremos la hidratación interior (beber) y exterior. Cubriremos la herida con una gasa limpia y entonces pondremos agua fría sobre la misma.

Nunca aplicaremos cremas (ni agua si la quemadura es ácida), no quitaremos ropa que se haya quedado pegada, no romperemos las ampollas y si la quemadura es grave no administraremos nada por vía oral.

Ahogamiento.

Imagen borrosa de niños nadando, para hablar de ahogamientos y sus primeros auxilios

Lo más importante ante un ahogamiento es la prevención. No dejamos de recordaros que en lugares con agua (piscina, playa, baño, terraza) jamás dejaremos a los niños solos sin supervisión, y aplicaremos la regla 10/20.

Ante el suceso, sacaremos al niño del agua lo antes posible, evitaremos la hipotermia, y pasaremos a analizar la situación.

Veremos si está consciente y si no lo está, abriremos la vía aérea para revisar si respira mediante el proceso Ver-Oír-Sentir.

Si respira, lo ponemos en posición lateral y llamamos al 061.

Si vemos que está en parada, procederemos de inmediato a  realizar un RCP de la manera que indicamos a continuación.

Reanimación CardioPulmonar (RCP)

En niños, e incluso adolescentes, a la hora de practicar primeros auxilios la cadena de supervivencia siempre será la siguiente:

Prevención (del suceso y de lesiones secundarias)

RCP básico empezando con 5 insuflaciones y durante un minuto haremos 15 pulsos seguidos de 2 insuflaciones, a un ritmo que nos permita hacer 8 series de pulsos e insuflaciones en un minuto.

Llamar a emergencias (si hay otra persona, le pediremos que lo haga durante las maniobras) . En caso de ser de Andalucia, el 061

RCP avanzado hasta que lleguen los servicios de emergencia, continuando con las series 15:2 a un ritmo de 8 series por minuto.

Especialmente para saber cómo actuar en estas situaciones, y saber manejaros mejor a la hora de practiar primeros auxilios os recomendamos acudir a un curso presencial (los bomberos y la cruz roja los dan gratuitos, y algunas asociaciones los ofrecen por un precio simbólico).

Obstrucción vía aérea.

Niño ahogandose, necesitado de primeros auxilios

Si estamos ante una arcada o una obstrucción incompleta (respira), no actuaremos y dejaremos al niño proceder para resolver por sí solo la situación.

Es importante mantener siempre la calma, porque si nos sobresaltamos podemos asustar al niño y empeorar la situación. La calma es la máxima premisa en los primeros auxilios.

Si en cambio, parece que hay obstrucción de las vías, no respira, tiene una tos ineficaz (de perro) y los labios se ponen amoratados pasaremos a ayudar a la expulsión del objeto con una de las dos siguientes maniobras, y nunca jamás meteremos los dedos u otro objeto en la boca porque podemos agravar la situación.

Palmadas, 5 veces con el talón de la mano, en dirección ascendente y con un movimiento de arrastre. Lo haremos con el niño inclinado hacia adelante, si es muy bebé con él sobre la rodilla en dirección descendente, y con una fuerza adecuada a la edad del niño (sin excesiva fuerza).

Si no acaba de salir, realizaremos la maniobra de Heimlich, con una mano cerrada en puño justo debajo del esternón, realizamos un movimiento de compresión ascendente, sujetando al niño desde atrás.
En el caso de bebés de igual manera que dimos las palmadas, daremos 5 palmadas, lo giramos, hacemos 5 compresiones como las que hacemos en RCP, volvemos a girar y damos otras 5 palmadas con el talón de la mano, hasta que el bebé expulse lo que provocaba la obstrucción.

Lo más importante es mantener la calma y llamar al 061.

Como resumen, lo más importante es que acudamos a algún curso de primeros auxilios, para saber cómo actuar en cada situación.

La premisa a recordar es que mantengamos la calma en todo momento y que no se nos olvide alertar a los servicios de emergencia. Y que si tenemos la más mínima duda de si estamos ante una parada cardiorespiratoria, empecemos a actuar.

Cuando llaméis a emergencias, no colguéis hasta que ellos os cuelguen, puesto que os pueden guiar durante el proceso.

Y recordad, que la mejor manera de resolver una emergencia es evitando que se produzca.

Sin comentarios

Deja un comentario

Recursos para tu lactanciaRecursos para tu lactanciaManos sujetando leche que escurre entre los dedos, para el post FIL, la producción de lactancia materna depende de la demandaFIL – La producción de leche materna depende de la demanda.
A %d blogueros les gusta esto: